Mitos y realidades al preparar oposiciones

Antes de decidir que vas a preparar oposiciones estamos bastante seguros de que has pasado por un periodo de ‘investigación’. Lees, preguntas y buscas información por todos los medios habidos y por haber para resolver dudas y entender qué implica (de verdad) estudiar una oposición.

Bien, pues, que levante la mano quien haya tenido la sensación de estar más confuso que informado 🤚. Para intentar aclarar lo posible todos esos rumores que giran en torno a las oposiciones desde meludus aclaramos los principales mitos y realidades al preparar oposiciones.

Los mitos (y sus verdades)

Aquí los principales mitos sobre preparar oposiciones y sus realidades:

  • «Quien la sigue la consigue». No siempre es cierto. Nunca se puede hablar de certezas absolutas en las oposiciones. Sin duda tendrás muchas más posibilidades de alcanzar la plaza pero no está asegurado al completo. Además de la capacidad personal, el azar también tiene su papel.
  • «Aprobar la oposición es cuestión de suerte». Cierto en parte, porque como decíamos el azar tiene su papel en las oposiciones. ¿En qué? Pues en que no todos los temas te los sabes igual de bien (siempre hay temas que entran mejor y temas que entran peor, esto es así), no siempre tienes el mejor día ni motivación para realizar una prueba, porque diferentes tribunales pueden aplicar de diferente forma los mismos criterios o porque hay temario que permite desarrollarlos de forma más atractiva que otros.
  • «La memorística lo es todo». No es cierto. Es cuestión de perseverancia, de mucha práctica y de tener paciencia para repasar, repasar y volver a repasar. El cerebro es plástico y va a ir calentando motores poco a poco así que cada vez memorizarás mejor sin necesidad de grandes tirabuzones. Aunque al principio puedas verte un poco verde te aseguramos que poco a poco irás recordando más y más.
  • «Hay gente muy joven y yo ya soy muy mayor, no merece la pena presentarme». Falso. Cada uno tiene unas cualidades y unas debilidades, hay que competir con todo. Si tú tienes determinada edad con la que crees que tienes desventaja, no te dejes llevar por los prejuicios ajenos o propios, lucha por tu plaza con tu experiencia vital, con disciplina y con fuerza.
  • «En las oposiciones estás compitiendo con miles de personas». Esto más que falso es relativo. Lo importante más que los inscritos es el ratio opositores/plaza. Además, la realidad es que teniendo en cuenta a las personas que van ‘a probar suerte’ pero no van preparadas, las que se inscriben pero no llegan a presentarse y el carácter eliminatorio de las fases al final la competencia no es tan alta como puede parecer (y por tanto la probabilidad de obtener plaza es mayor de lo que puedas pensar 😉 ).
  • Compararse con personas con titulaciones superiores. Si una persona tiene el graduado escolar o el bachillerato y otras tienen otras titulaciones puede que partan de una ventaja, pero eso no quiere decir que lleguen a meta antes que tú. El temario y las pruebas son las mismas para todos, salen con una pequeña ventaja, pero el éxito lo determinará la constancia y otros muchos factores.
  • «Hay personas que casi sin estudiar aprueban». ¿Imaginas la respuesta a este mito? En efecto, es falso. Las oposiciones no se improvisan, se preparan. No hay otra.
  • «Estudiando más de 10 horas al día el aprobado está asegurado casi al 100%». No es cierto por el simple motivo de que lo que importa es la calidad del estudio y no tanto el tiempo. Si sacrificas todo aquello que te hace ser productivo (sueño, descanso, ejercicio…) tu rutina intensiva de estudio no te servirá de mucho.
  • Rumores varios sobre el número de aprobados y el criterio de la voluntad de la Administración. Muy comunes, pero falsos. La Administración no da ninguna directriz a los Tribunales calificadores
  • «Lo único que se necesita es dominar el temario de la oposición». Esto no es cierto, primero porque los temarios se van actualizando y la capacidad para re-aprenderlos es clave, y segundo por los supuestos prácticos que pueden dar una sorpresa a los opositores que piensan que la teoría lo es todo.
  • «El Tribunal es completamente objetivo». Por desgracia no es del todo cierto. Es inevitable que según el puesto del miembro del Tribunal el significado de un mismo epígrafe no sea el mismo, ya que, por ejemplo, un jurista y un economista, no tienen la misma percepción de los conceptos.
  • «No se puede aprobar sin preparador». No es cierto. Los preparadores ayudan, pero no son imprescindible para preparar y aprobar oposiciones.
  • «El Tribunal lo forman profesionales especialistas que dominan el temario al dedillo». No es cierto. En su momento, cada miembro acreditó los mismos conocimientos que los opositores demuestran en la oposición, sin embargo el tiempo hace que el nivel memorístico no sea el mismo al tiempo que aumenta su experiencia. El resultado, el Tribunal suele ser más hábil detectando algo erróneo o derogado que detectando información omitida.
  • «El Tribunal sigue exactamente el manual/temario X». No es cierto. Lo que sigue el Tribunal es el Programa como está publicado en el BOE. Nada más. Nuestro luduconsejo: sabiendo esto crea tu propio patrón y no te fuerces a seguir ningún otro. Lo único importante es estudiar con temario fiable y actualizado.
  • «Las oposiciones solo es estudiar». Cierto… en parte. Es estudiar, por supuesto, pero también es gestionar tu vida y tiempo de forma distinta a lo que lo hacías antes de opositar. No hay que olvidar el resto de cosas que vienen ‘en el pack’.

Lo que te ayuda a preparar oposiciones

A pesar de que cada persona es diferente, los profesionales dedicados a la preparación de oposiciones puede ser de gran ayuda para los opositores. Más aún si también han opositado y conocen de primera mano la realidad de opositar.

Este es el caso de la Academia Opositar con Éxito, creada por David Sánchez, funcionario de la AGE, ingeniero en informática y graduado en psicología. Él es, al mismo tiempo, un ejemplo de éxito y de lo que las oposiciones puede suponer para el bienestar emocional y físico de los opositores, y lo más importante, de las soluciones. Una de ellas, por ejemplo, este Curso de Técnicas de Estudio para Opositores.

¿Resultado? Ahora enseña a otros opositores a preparar oposiciones y potenciar la productividad del estudio sin sacrificar la salud física y el bienestar emocional aportante técnicas de estudio, estrategias de organización del tiempo, técnicas de bienestar personal y técnicas memorísticas.

No te pierdas ningún artículo

Suscríbete y mantente informado.

TodoOK

¡Gracias por registrarte !

Te mantendremos al tanto de todas las novedades de meludus :)

, algo ha ido mal :(

Por favor, intentalo más tarde, o si lo prefieres ponte en contacto con nosotros