En qué consiste el sistema de organización mediante bloques

Esta semana ponemos, por fin, la guinda del pastel al «trío sistema de arrastresistema de vueltas – sistema de bloques». Y como habrás adivinado, vamos de lleno con este último.

¿Qué es el sistema de bloques?

En otras ocasiones ya hemos dado pinceladas de este método de organización ya que, realmente, no es habitual que se utilice por sí solo.

El sistema de bloques consiste en la agrupación de los temas en función de algún criterio previamente establecido.

Por ejemplo, en las oposiciones de Administrativo del Estado ya tenemos esa división hecha en el mismo programa del proceso selectivo (lo cual no significa que no puedes reorganizar los bloques):

  • Bloque I. Organización del Estado y de la Administración pública.
  • Bloque II. Organización de oficinas públicas.
  • Bloque III. Derecho administrativo general.
  • Bloque IV. Gestión de personal.
  • Bloque V. Gestión financiera.
  • Bloque VI. Informática básica y ofimática.

Eso ocurre en muchísimas oposiciones, pero también sucede en otras que nos encontramos separaciones del tipo: «temario común y temario específico», o lo que es peor, «bloques I, II, y III» sin saber siquiera el por qué de esa división.

Para cualquier opositor que se precie, ese tipo de organización no es válida. Es más, el opositor necesita controlar su temario al milímetro, comprenderlo, y trabajarlo al máximo, y de esta forma no puede.

Por eso surge este método. Veámos cómo trabajar con él.

Cómo implantarlo

En su forma más aceptada se centra en crear criterios comunes de adhesión, en torno a la materia central de los temas.

Habitualmente, la intención que se persigue es agrupar aquellos temas que tengan contenido en común.

De esta manera forman un continuo con total sentido, cosa que sin haber generado bloques previos a su estudio sería imposible.

Esta vez, a modo de ejemplo, nos centramos en el temario de Enfermero/a del Sistema Andaluz de Salud (SAS), que es de los que aparecen en cualquier lugar que busquemos como «temario común y específico».

Ante él tenemos dos caminos: lo aceptamos tal cual y utilizamos los sistemas de vuelta o arrastre siguiendo el orden de los temas en el programa, o bien nos decantamos por hacer nuestra propia organización por bloques antes de usar dichos métodos.

Una opción podría ser:

  • Bloque I. Legislación.
    • Temas 1 a 10, tema 13, tema 27, etc.
  • Bloque II. Sistema sanitario.
    • Temas 11, 12, 14, 15, etc.
  • Bloque III. Medicina preventiva.
    • Temas 52, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, etc.
  • Bloque IV. Situaciones críticas.
    • Temas 44, 45, etc.
  • Bloque V. Dependientes.
    • Temas 70, 71, 73, 73, 74, etc.
  • Otros bloques como: psicología del cuidado, pacientes crónicos, dispensación de medicación, técnicas de enfermería, y un largo etcétera, porque el número de bloques y la partición que se haga de ellos, siempre va a depender del opositor.

Descarga un tracker básico y personalizable para el sistema de bloques

Plantilla del descargable

¿Y ahora qué? Pues te volvemos a dar a elegir: puedes comenzar a estudiar el programa sin añadir ningún sistema más, o puedes hacer un método mixto con el sistema de arrastre o de vueltas.

Sistemas mixtos

En ambos casos se trabaja de la misma forma que si se tratara de temas individuales. La única diferencia es que en tu tracker tendrás que añadir una columna más.

En otras palabras, si optas por un sistema mixto lo más acertado es que trates a los bloques como algo «funcional» que te ayude a ubicarte respecto a tu programa de oposiciones, y no como un «objetivo literal» a tratar en un sistema de vueltas o arrastre.

Este caso podría darse si un bloque contiene 3 o 5 temas a lo sumo. Sin embargo, si el número excede de ahí, es preferible el tratamiento «funcional» de los bloques.

Para ayudarte en tus comienzos, puedes descargar estos que te proponemos:

Descarga un tracker sistema mixto: bloques – vueltas

Plantilla del descargable
Ejemplo

Recuerda que su momento ya comentamos que es algo complicado compaginar el sistema de bloques con el de arrastre, sin embargo, no es imposible si trabajabas con los bloques de forma «funcional» y no «literal».

En caso de que optes por este mix, también tienes un sencillo modelo personalizable:

Descarga un tracker sistema mixto: bloques – arrastre

Plantilla del descargable
Ejemplo

Beneficios del sistema de bloques

El principal beneficio de recurrir a un sistema de organización por bloques es la «ubicación mental» del opositor respecto a su temario.

Con esto nos referimos a que es realmente difícil estudiar y comprender temas que únicamente son correlativos por una numeración, pero no por su contenido.

Aunque no seamos conscientes de ello, nuestra mente es muy metódica, o al menos requiere de un método más o menos elaborado para funcionar. Es por eso que ese tipo de saltos conceptuales no siempre son bien recibidos.

Por el contrario, si lo que le presentamos a nuestra memoria son pequeños bloques de temas con contenido similar, la retención será más sencilla y duradera.

¿Nuestra recomendación? ¡Haz la prueba 😉!

No te pierdas ningún artículo

Suscríbete y mantente informado.

TodoOK

¡Gracias por registrarte !

Te mantendremos al tanto de todas las novedades de meludus :)

, algo ha ido mal :(

Por favor, intentalo más tarde, o si lo prefieres ponte en contacto con nosotros